martes, 18 de diciembre de 2007

Desde nuestro más profundo Tiocaminante

Soneto para una niña…

Conocí una princesa, de época lejana,
Que feliz sus ojos al amor abría;
Y teñíase el fulgor de la mañana,
Del rubor que en su rostro relucía.

Y su príncipe amoroso caballero,
Le rondaba del jardín por los rincones,
Suplicándole por un beso, el primero…
Que sellara para siempre sus amores.

Cual princesas de castillos encantados,
Hoy las niñas al amor abren sus ojos,
Mas sus rostros no se tornan encarnados…

Y no tiemblan con pudor sus labios rojos,
No hay tampoco caballeros en los prados,
Que por un beso de amor caigan de hinojos.

Miguel Fernando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola pipis!!! bienvenido a El Rincon de los Angoperlitos, gracias por dejar tus pensamientos en esta entrada. Bes@s